Hay Rock

Hay que poder decir con toda claridad, la sobrada capacidad del amigo Fito para generar un espacio con tanta cordialidad, alegría y ganas de repetir cada viernes el rock que propone: con toda la furia imaginativa y el placer sublevado al servicio de todos los presentes. Fito nos parece decir que la mejor defensa a la lenta entrega de los años, es un buen zapateo sin miedo a terminar en el piso. Y si estamos así de vivos, es que en algo estamos de acuerdo: si vamos a morir, que sea bailando un buen rock and roll, y si son con los clásicos de Fito Manía, mejor!!!. Hasta el próximo viernes amigos!!!.


La furia imaginativa y el placer sublevado que propone Fito cada viernes, son momentos intransferibles que no se pueden contar sin haberlos vivido y si acaso tuviste la oportunidad de vivirlos, resulta imposible contarlo porque como ya dije, son momentos intransferibles. Aguante el Rock and roll... hasta que los cordones nos separen!!!.

mejor!!!. Hasta el próximo viernes amigos!!!.


Aldo

martes, 26 de mayo de 2015

Rock imposible de narrar




CUANDO UN ROCK SE HACE IMPOSIBLE DE NARRAR, 

ES PORQUE MERECE SER BAILADO. 





Sin saberlo, me preparé toda la vida para responderle al 

afecto y escucharme poder devolver en gestos sencillos, un 

pronto abrazo imaginario que pudiera gratificar mi regreso nocturno a casa. Con esa idea, las distancias fluyen tan 

misteriosamente ordenadas, que resuelven por si solas acercarme al movimiento y alejarme de la quietud.
Haberlo descubierto me dejó sin palabras, con presencias renovadas y dejando las ausencias sonoras por debajo de 

las sombras.
Tarde o temprano, no importa lo que haga, cuanto demore, o lo niegue, algo se está encargando de empujarme 

gradualmente hacia lo que sin mayores pretensiones busco: un ritmo que adquiera la forma de un buen "Rock and roll 

Fitomaníaco" imposible de narrar, pero que sólo se pueda interpretar si lo bailamos.


                                                                                                                                           Aldo