Hay Rock

Hay que poder decir con toda claridad, la sobrada capacidad del amigo Fito para generar un espacio con tanta cordialidad, alegría y ganas de repetir cada viernes el rock que propone: con toda la furia imaginativa y el placer sublevado al servicio de todos los presentes. Fito nos parece decir que la mejor defensa a la lenta entrega de los años, es un buen zapateo sin miedo a terminar en el piso. Y si estamos así de vivos, es que en algo estamos de acuerdo: si vamos a morir, que sea bailando un buen rock and roll, y si son con los clásicos de Fito Manía, mejor!!!. Hasta el próximo viernes amigos!!!.


La furia imaginativa y el placer sublevado que propone Fito cada viernes, son momentos intransferibles que no se pueden contar sin haberlos vivido y si acaso tuviste la oportunidad de vivirlos, resulta imposible contarlo porque como ya dije, son momentos intransferibles. Aguante el Rock and roll... hasta que los cordones nos separen!!!.

mejor!!!. Hasta el próximo viernes amigos!!!.


Aldo

jueves, 28 de mayo de 2015

Hay Rock -6- Continuara


 POR OBRA Y GRACIA DE LA MUJER, EL ROCK IMPROVISADO HA DEJADO DE SER PELIGROSO.

Alguna vez habrá que homenajear el conmovedor esfuerzo de la dama procurando convertir las impericias danzantes del caballero, en un rock disimuladamente bien ejecutado. Es cierto, dotada de sorprendente elasticidad, ella se ocupa de sus pasos que con soltura, gracia y elegancia...disfruta?, si!. Qué tanto?, más o menos... Si observamos detenidamente su mirada, podríamos concluir que en el fondo, tiene otra tarea por delante. Y qué mira la dama en cuestión?: al caballero que extiende sus brazos al firmamento como buen improvisador que es, olvidándose por momentos que enfrente está su pareja que se halla -muy sutilmente por cierto- intentando atrapar algunos de los cinco dedos de esas manos masculinas que andan revoloteando por el aire. Ella busca su mirada, pero él -seducido quizás por la somnífera melodía - se encuentra de viaje recorriendo visualmente el bonito salón que gira (pero que no gira) porque el que gira es él!.
En esas circunstancias, la dama decide remarla sola. De la pareja, alguien tiene que estar atento. Y ese alguien es la mujer!. El sujeto está a punto de hacer de las suyas. Anoten: circular repentinamente sobre su propio eje; rodear a la mujer como si fuera una lucha greco-romana; inaugurar una serie de movimientos indescifrables; saltar por los aires desafiando un insólito fenómeno de levitación no-asistida, saludar a los amigos, o cuanta idea creativa le surja sin aviso. Así las cosas.
Ella con los pies sobre la tierra, él a la deriva oceánica, no puedo menos que asumir la defensa de la dama, quien con todos los derechos que la asisten, podría pensar: -"Ahora me cruzo de brazos, a ver cómo te va!"-. Quién sería capaz de acusarla?. Me parece que nadie. Como la mujer no es adivina -pero si muy perceptiva- se prepara para lo que venga!. Pase lo que pase, ella no perderá su sonrisa. Por el contrario, disimulará los errores de tal forma, que acompañará los defectos con movimientos tan encubiertos, que los concurrentes asumirán asombrados estar en presencia de un nuevo paso y por qué no, digno de copiar.
 Honremos entonces, los reflejos de la dama y su heroica predisposición para hacernos creer lo bien que bailamos. Saludos.
                                                                                                                     Aldo