Hay Rock

Hay que poder decir con toda claridad, la sobrada capacidad del amigo Fito para generar un espacio con tanta cordialidad, alegría y ganas de repetir cada viernes el rock que propone: con toda la furia imaginativa y el placer sublevado al servicio de todos los presentes. Fito nos parece decir que la mejor defensa a la lenta entrega de los años, es un buen zapateo sin miedo a terminar en el piso. Y si estamos así de vivos, es que en algo estamos de acuerdo: si vamos a morir, que sea bailando un buen rock and roll, y si son con los clásicos de Fito Manía, mejor!!!. Hasta el próximo viernes amigos!!!.


La furia imaginativa y el placer sublevado que propone Fito cada viernes, son momentos intransferibles que no se pueden contar sin haberlos vivido y si acaso tuviste la oportunidad de vivirlos, resulta imposible contarlo porque como ya dije, son momentos intransferibles. Aguante el Rock and roll... hasta que los cordones nos separen!!!.

mejor!!!. Hasta el próximo viernes amigos!!!.


Aldo

miércoles, 1 de julio de 2015

Hay Roc 12- Rapido y Gracioso


"No por mucho madrugar, amanece más temprano".

RÁPIDO Y GRACIOSO


Lo tenía pensado desde el Sueldo Anual Complementario de Diciembre: Chaleco entallado a bastones cubriendo la línea de su cintura, elegantes zapatos de charol y una corbata de seda rojo punzo, fue todo lo que su aguinaldo de Junio había conseguido para un estreno que debía iluminar la noche del viernes. Ordenado, recorrió visualmente un verdadero arsenal de champúes, cremas, colonias, talcos, jabones, fijadores, aerosoles y cualquier producto que perfumara su existencia. Antes, había pasado la aspiradora en su dormitorio para asegurar una asepsia perfecta, cosa que ninguna partícula atentara contra su pulcro vestir. A horas de su cita con el mejor rock and roll de su vida, había repasado mentalmente un par de pasos nuevos que se dijo "fantásticos". Imaginó entrar como un ganador y como tal, llevarse multitudinarios aplausos y con algo más de suerte, grata compañía. Se juró esta vez no llegar tarde, (lo que sería otro gran estreno).
Al llegar se extrañó no ver al disk jockey en la vereda. El musicólogo de Fito suele estar y saludar a los recién llegados.
El rockero con un andar llamativamente refinado, se acercó a la barra y preguntó:
-"Y Fito...?"-
-"No vino..."-
-"Cómo que no vino. Qué pasó..."-
-" Por qué, tenía que venir...?-
Tenso, el rockero le salió una pregunta que rezó fuera cierta: -" Es broma no...?"-
-"No amigo. Es jueves!"-
-"Ups..."-.
De la ansiedad a la bronca, del alivio a la broma, el rockero miró al barman y sin decir adiós, pidió un trago.
Le preguntaron: -"Lo tomás acá?"-
-" No. Envolvelo que me lo llevo para regalo"- y agregó: -"Como era eso de... no por mucho madrugar...?"-.

miércoles, 24 de junio de 2015

No te los pierdas 8 y 12 de Julio



Hay Rock (11) Cinco Minutos de Timidez

 
"En el rock importa sentir. Después, si al traducir de las letras nos encontramos con otra cosa, quedará para los analistas de contenidos que no bailan". 


CINCO MINUTOS DE TIMIDEZ 




Esta es la historia: Quieta y recostada sobre el marco de la puerta, la mujer no avanzó hasta estar segura. Era su primera vez en el lugar. Echó una furtiva mirada por la pista como quien viene a buscar a su hija. Y la verdad, es que solo estaba buscando su razón de estar. Minutos después, tomó la decisión y ancló al lado de un rockero que no la percibió. El sujeto se hallaba sentado con todos los sentidos puestos en las parejas separadas por los estilos, y unidas por el ritmo que imponía el disck jockey. Luego del primer gancia con hielo y limón, la mujer sintió calor y su piel, un poco de aire a la altura de sus hombros que fue como decirle adiós a su saco de gabardina. Con mil noches de rock and roll, su experiencia le concedió a la timidez unos cinco minutos. No más.
Elvis, como todos sabemos, cantaba con un ronco inglés muy de Tennessee. La dama, fanática del Rey y sin saber una sola palabra de ese lejano idioma, tradujo -"nena, es tu turno!"-. Fue cuando entonces tomó por asalto al rockero distraído. Se lo llevó al medio de la pista y le enseñó cuanto de swing tenía para entregar. Luego de tres temas consecutivos, lo saludó y comenzó un lento camino a casa, no sin antes dejándose ver que caminaba como bailaba. Enseguida, al rockero le empezó a ganar una urgente nostalgia. Ella se estaba marchando!. Su experiencia le concedió a la timidez unos cinco minutos. No más. En ese preciso instante, el disck jockey clavó un tema de Tom Jones que como todos sabemos, cantaba con un ronco acento galés. El rockero (fanático por el británico), tradujo -"ve por ella!"-. La alcanzó a un paso de la puerta y le pidió un último baile. Antes de irse muy juntos, saludaron agradecidos al disck jockey quien sin saber los detalles de lo acontecido, los miró sonriendo porque recordó que tiempo atrás, había pasado por eso. Apenas otra historia de rockera que no tiene traducción, pero que por alguna razón, siempre invita a repetir!.
Saludos a Fito por la manía de hacer de cada viernes, una Fitomanía única e irrepetible





Aldo Daniel Blejman